Soy un bombero de la Comunidad de Madrid, y el “cuerpo” me pide dirigirme a vosotros, la policía, a los que considero compañeros, y dirigirme especialmente a los que actuáis en las protestas y manifestaciones de los ciudadanos. Quiero pensar que al menos la mayoría de vosotros sentís que tenéis un difícil papel en las situaciones que he mencionado, yo al menos así lo veo desde fuera.
Y entiendo que es difícil siempre que actuéis en conciencia, es decir, como trabajador, ciudadano y persona simultáneamente. Lo difícil es precisamente conseguir compatibilizar
esos tres papeles.
La continuidad del puesto de trabajo del funcionario se justifica porque la trascendencia de las instituciones públicas va más allá del político de turno. Ser funcionario y llevar un
uniforme no significa que seamos meras marionetas al servicio de los políticos, SOMOS PROFESIONALES DE LA FUNCIÓN PÚBLICA. Creo que hay hechos, datos y conductas
más que suficientes para que la clase política en general haya perdido nuestro respeto y colaboración y si no conocéis ejemplos apagar la tele e informaros. Pero doy unos pocos
datos: más del doble de políticos que en Alemania con casi el doble de población este país, salario mínimo interprofesional más bajo de Europa, corruptelas por doquier,
sobredimensionamiento de todas las estructuras directivas (hay más jefes que indios) con sueldos muy alejados de las bases laborales, privilegios de nobles para los políticos, ausencia total de preparación, comparar los currículos de nuestros políticos con los de países vecinos,…, todo ello llevado a cabo con una política del miedo y la culpa. YO ME NIEGO A PERTENECER A UN PUEBLO TAN SUMISO Y DÓCIL.


CUANDO EL ORDEN ESTABLECIDO ES TOTALMENTE INJUSTO Y ATENTA CONTRA QUIEN LO LEGITIMA, EL PUEBLO; LOS CIUDADANOS TIENEN EL
DERECHO E INCLUSO LA OBLIGACIÓN DE, POR SÍ MISMOS Y POR SUS GENERACIONES VENIDERAS, REBELARSE Y HACER VALER SUS DERECHOS.
Con o sin uniforme sois-somos antes que nada personas y precisamente ese hecho permite que seamos trabajadores y ciudadanos. Está claro entonces porque hay que decantarse en caso de conflicto entre estos tres papeles.

No se que pensáis, pero yo tengo claro que no me merezco lo que está pasando, y sin embargo TODOS TENEMOS RESPONSABILIDAD sobre lo que está pasando, ya sea por
acción o por dejación. Os pediría que no olvidéis vuestra condición y el lugar que ocupáis en este mundo, eso se paga caro y el trabajador no se lo puede permitir. NO OS VENDÁIS A LOS QUE OS UTILIZARÁN Y DESPRECIARÁN DESPUÉS DE USAROS, y pensar si os interesan unos euros manchados de injusticia, sufrimiento y penurias, caso de que sea cierto que vuestros representantes están negociando para libraros de algún recorte, que por otro lado me resisto a creer que es cierto.
En el escenario hacia donde nos están llevando no cobra nadie, si el estado quiebra saldrá a la luz que el concepto de trabajo seguro no existe, es una falacia. No os asociéis con los que se divierten observando el enfrentamiento entre ciudadanos de la misma condición desde sus cómodos y alejados sillones. Este es el peor error que podéis cometer, sería el principio de vuestro propio fin.

La pregunta es, ¿la policía no está para proteger al pueblo de los delincuentes y criminales?, y la siguiente pregunta es, ¿quienes son en esta película los delincuentes?, ¿los que dejan en la calle a familias siendo la vivienda un derecho constitucional?, ¿la usura bancaria que da el visto bueno a una operación hipotecaria y cuando esta fracasa no asume ningún perjuicio?, ¿el político que lo permite y fomenta?, o ¿el que ha dejado de pagar para que coman sus hijos? Nos os confundáis, NO ESTAMOS LIBRES NINGUNO.
Se supone que estáis para mantener el orden, no el desorden, pensar en esto, es posible que en esta ocasión la intervención provoque aún más desorden y daño. ¿ES UN
DELINCUENTE AQUEL QUE DEFIENDE EL TECHO Y EL PAN DE SUS HIJOS?, ¿O LO ES EL QUE LE ROBA Y ABUSA DEL PODER QUE TIENE EN UN MOMENTO DADO?
Hay momentos y situaciones distintas, excepcionales que merecen medidas excepcionales y distintas, y más nos vale a todos saberlas reconocer y empezar a actuar con responsabilidad personal y colectiva cada cual desde nuestra posición. Estos son los principios a los que os debéis, no al político de turno, a principios que van más allá de una legislatura, por eso trabajáis como policías más de cuatro años, no para satisfacer los injustos caprichos de los gobernantes del momento. ELLOS, LOS POLÍTICOS OS NECESITAN MÁS QUE VOSOTROS A ELLOS, OS LO ASEGURO, creéroslo, haceros valer como una verdadera policía que sirve al pueblo, que actúa bajo mando pero sin faltar a los principios que justifican su existencia y continuidad, es decir, haceros más fuertes, afianzar vuestro papel en la sociedad, demostrar, demostraros que la historia de este país no ha sido en balde, que hemos cambiado, que somos mejores que hace unos años, demostrar que sois unos verdaderos profesionales del Orden Público de un país democrático. No sigáis al loco y al tonto, si a estos les va bien entones son cada vez más locos y más tontos, no los convirtáis además en peligrosos.
La “obediencia ciega y sin criterio”, ha dejado nefastos ejemplos a lo largo de la historia que nuestros propios políticos condenan, por lo que parece cínicamente; interminables
dictaduras, el holocausto, etc. Pues entonces está claro, ¿no? Ganaros al pueblo, que por cierto son ellos los que nos pagan con sus impuestos, ya que si tuviéramos que cobrar con lo que los políticos con sus escandalosos privilegios aportan, no daría ni para un policía y un bombero. Sinceramente yo no estoy dispuesto a hacer cualquier cosa que me pida mi mando, si en función de mis conocimientos y experiencia ya amplia me piden arriesgar mi vida sin sentido, sin un adecuado balance riesgo-beneficio, me negaré. Me pagan por arriesgar mi vida por un objetivo suficientemente valioso y haciendo valer a su vez mí propia vida, no por suicidarme gratuitamente, y con este argumento defenderá mi conducta técnica y moralmente donde haga falta.

La excusa pobre de “yo obedezco órdenes” no sirve, dudo de que os la podáis creer vosotros mismos y además no es cierta, ya que las órdenes no pueden ser caprichos de un mandatario, han de estar en coherencia con los principios que ya he mencionado, y esas órdenes no han de tender a empeorar las situaciones sino a mejorarlas, sino, no son válidas.
No os pueden sancionar a todos, ni despediros a todos, pero claro, hay que actuar colectivamente, así lograremos lo que nos propongamos, lograremos un sitio mejor en el que
vivir. Por el contrario tenéis la opción fácil, o no, DEPENDE DE SI SOIS CAPACES DE DEJAR DE SER PERSONA CUANDO OS PONÉIS EL UNIFORME, y para esto hay que valer o mejor dicho no valer mucho ante ti mismo. Sin embargo, curiosamente no os librareis de las nefastas consecuencias para todos, más bien, en vuestro caso además tendréis que cargar como responsables y colaboradores del deterioro a todos los niveles de la vida de los ciudadanos de este país. En la vida todo se paga y algunas facturas no se saldan con euros, esas son las más caras, las que más duelen. Tu conciencia vive contigo 24 horas al día.

ME GUSTARÍA SEGUIR CONSIDERÁNDOOS COMPAÑEROS, CIUDADANOS DE MI MISMA CONDICIÓN Y PERSONAS QUE COLABORARON DE FORMA DECISIVA PARA SALVAR A SU PAÍS DEL SINSENTIDO MÁS ABSOLUTO EN QUE NOS HA METIDO ESTA CASTA DE POLÍTICOS QUE YA HAN OLVIDADO EL DÍA EN QUE PERDIERON LA DECENCIA.
Las cosas se pueden hacer mucho mejor, echar un vistazo a las medidas tomadas por el gobiernos Francés y tomaremos todos conciencia de que hay mejores opciones. Espero que sintáis que tenéis un difícil dilema y que finalmente halléis la salida, con valentía, imaginación, inteligencia, compromiso y sentido de continuidad. Dar con la solución en la
que ganamos todos, incluidos vosotros, vuestras familias, hijos, nietos. Encontrar la opción mejor para todos. Y encontrarla en conciencia, contigo mismo y a su vez colectivamente.

Es hora de unirnos y defender nuestros derechos, dignidad y supervivencia. No quiero molestar con estas palabras pero si zarandear conciencias, finalmente cada uno cargaremos con lo que hagamos o dejemos de hacer, eso será así, y os aseguro que tendrá consecuencias para vosotros mismos y para otras personas y “bienvivireis” o “malviviréis” con ellas, es una cuestión de elección personal primero y colectiva después.
F.P.S. Un bombero, trabajador, ciudadano y persona muy preocupada que no se va a quedar parada ante la agresión del político, escribiendo-actuando con plena conciencia personal y social.

¿y tú, qué vas a hacer?
Está última cuestión no va dirigida solamente a la policía, a ti también que estás leyendo esta llamada y no eres policía.